Imprimir

Botox

La Toxina Botulínica Tipo A o también conocida como BOTOX® o DYSPORT® es un tratamiento estético cosmético efectivo, aplicado en mujeres y hombres, contra las arrugas o líneas de expresión, del entrecejo, frente , y ángulo externo de los ojos, o zona mejor conocida como “patas de gallo”. Éste tipo de toxina es obtenida de una bacteria, del Clostridium Botulinum, y su aplicación clínica ha sido estudiada por más de 50 años con fines terapéuticos, y desde hace mas de 10 años en el campo de la cirugía plástica y estética.

 La Toxina Botulínica Tipo A bloquea de manera reversible la transmisión neuromuscular, lo que permite inactivar y paralizar la contracción del músculo en el cual es inyectada, de manera temporal, lo que se manifiesta en la desaparición y atenuación de las arrugas por un lapso de 4 a 6 meses, teniendo un efecto protector sobre la piel ante el envejecimiento, y por tanto proporciona un aspecto más juvenil en la piel. A pesar que esta sustancia sea una toxina proteínica purificada producida por una bacteria, no produce efectos colaterales adversos; esto se debe a que las cantidades utilizadas en el tratamiento de las líneas de expresión en Cirugía Plástica, son muy pequeñas y no llegan a el resto del organismo.

La aplicación de la Toxina botulínica debe ser realizada por especialistas entrenados para ello, que tengan conocimiento de la anatomía de la musculatura de la zona donde se esté aplicando. Luego de ser restituida o diluida, la toxina se inyecta bajo la piel con micro-agujas, previa preparación de la zona a tratar. Es un procedimiento que se realiza de rutina en el consultorio, sin dolor, y en pocos minutos.

Como todo tratamiento tiene algunas contraindicaciones como: miastenia gravis, enfermedades neuromusculares, alergias a la albúmina humana o a la toxina botulínica, estar embarazada o en período de lactancia, uso de antibióticos, entre otras.

Otros Procedimientos asociados a la Tóxina Butolínica

Toxina Botulínica y Sudoración Excesiva (Hiperhidrosis)

El término hiperhidrosis se utiliza para describir la producción excesiva de sudor. Es común, y puede afectar a zonas locales (axilas, palmas, plantas) o de manera generalizada.

Sus causas son múltiples ; lo más frecuente es que la causa sea idiopática, es decir, sin un factor exógeno conocido. Otras veces este aumento de sudoración tiene un origen endocrino, como el hipertiroidismo. En otras ocasiones pueden ser los fármacos los agentes implicados en la hiperhidrosis. Puede ser un trastorno que afecte de manera importante la calidad de vida y las relaciones interpersonales. El tratamiento con Toxina Botulínica tipo A, ha sido una revolución en el tratamiento de la hiperhidrosis.

Su efecto se debe a un bloqueo selectivo de la función de las glándulas sudoríparas a nivel de la zona de inyección, disminuyendo la producción de sudor en dicha zona donde el fármaco es administrado. Es un tratamiento muy efectivo en el tratamiento de las hiperhidrosis de las axilas, de las palmas y plantas. Se aplica mediante microinyecciones en la zona a tratar.

Es un procedimiento rápido que puede realizarse en el consultorio cuando se trata de la región axilar. En zonas más sensitivas como las palmas y plantas de los pies es necesario realizar el procedimiento bajo una sedación leve, o bajo bloqueo nervioso regional, para mayor comodidad y confort del paciente.

El tratamiento puede repetirse cada 9-12 meses, ya que el efecto de la toxina botulínica es temporal. La disminución del sudor es prácticamente total, comienza a los pocos días tras el tratamiento. La aplicación de la toxina botulínica para el tratamiento de la hiperhidrosis es un procedimiento que produce una elevada satisfacción en el paciente y permite mejorar de forma importante su calidad de vida.

LASER CENTER DR LINO LINARES
Centro San Ignacio
Nivel Chaguaramos
Urb. La Castellana
Caracas - Venezuela
 
Atención Previa Cita
Solicitar una Cita en Línea